Economía
union-europea-bandera
Unión Europea

Los gobiernos de la UE apoyarán este lunes la cancelación de la multa de España y Portugal por incumplir el déficit

También se respalda la nueva senda fiscal marcada por Bruselas

3
Lun, 8 Ago 2016

España y Portugal contarán este lunes con el respaldo de los países europeos sobre la cancelación de la multa por no haber cumplido los objetivos marcados de déficit en 2015 tal y como propuso la Comisión Europea. También se dará luz verde a la nueva senda fiscal marcada por Bruselas con el fin de reducir el déficit hasta situarlo por debajo del 3% del PIB.

Sobre el procedimiento de cancelar las multas, a excepción de que el Consejo se pronuncie hasta el final de este día, se llevará a cabo automáticamente. Igualmente se cancelará de forma automática la multa del 0,2% del PIB a excepción de que una mayoría cualificada de ministros económicos de la UE rechaze la propuesta. La fecha límite establecida para tomar las decisiones finalizan este lunes a medianoche. 

En el caso de España, la multa ascendía a más de 2.000 millones de euros y, 200 millones, en el caso de Portugal. El comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Pierre Moscovici, asegura el respaldo de la cancelación de la multa ya que hay consenso político para no sancionar ni a España ni a Portugal. 

La segunda cuestión radica en el respaldo de la nueva senda fiscal propuesta por la Comisión Europea para España y Portugal, un aspecto de gran relevancia de cara a la elaboración del presupuesto de 2017, cuya fecha límite coincide con la fecha legal límite para cancelar la multa, este lunes a medianoche. 

Segun marca el Pacto de Estabilidad y Crecimiento se había concedido dos años más a España para colocar el déficit por debajo del 3% del PIB, aspecto que aprobó el pasado 27 de julio el Ejecutivo comunitario. En concreto, fijó que lo situara en el 4,6% en 2016 desde el 5,16% con el que cerró en 2015, al 3,1% en 2017 y al 2,2% en 2018. A cambio, reclamó que España hiciera un ajuste estructural del 0,5% en 2017 y un 0,5% en 2018, es decir, un ajuste estructural de unos 10.000 millones de euros.

En el caso de Portugal, la Comisión le dio un año más para rebajar el déficit al 2,5% en 2016 cambio de un ajuste estructural de un 0,25%. Además el vicepresidente del Euro y el diálogo social, Valdis Dombrovskis, aseguró que los países tendrían un incentivo adicional para llevar a cabo la nueva senda fiscal.

Si ambos países cumplen con los objetivos de la nueva senda podrían no perder nada de dinero y se podría levantar la congelación a finales de año.