'Y, por si fuera poco, a Clarita le gusta ejecutar y practicar la buena música'.
opinión

Entretiempos (carta abierta a mi nieta Clara)

‘Espero que se cumplan tus expectativas vitales y las de tu generación porque, en caso contrario, puede que para entonces todos os hayáis hecho de Podemos’

20
Dom, 19 Mar 2017

Parece que fue ayer cuando me hicieron abuelo por vez primera, hace ahora trece años, bueno, doce más uno, como dirían los supersticiosos o los disconformes con la edad. El caso es que en 2004, por estas mismas fechas, cuando los atentados de Atocha andaban en plena ejecución y los resultados inmediatos estaban conmoviendo al mundo y al país, excepto a Aznar, me vino, bueno, me trajeron al mundo a mi primera nieta y le pusieron Clara. Era rubia, de ojos azules y piel muy blanca, carnes prietas y mirar prudentemente limpio y esperanzado, un poco tímida, eso sí, como si pidiera paso a la vida sin querer molestar a los demás por saber que la vida no es solo suya ni para sí, sino más bien de todos y para todos. Parece que fue ayer cuando brindé por ella y por su futuro de mujer empoderada del siglo XXI y del tercer milenio desde el periódico, entonces de papel impreso, en el que colaboraba semanalmente y hoy, que ya andamos por los andamios digitales de la nube esa, propiedad del Tío Trump y de su CIA, vuelvo a festejar públicamente su casi catorce aniversario y celebro verla tan guapa, tan mujer y tan juiciosa, como se decía antes de una chica de provecho que andaba entrando en edad de pollear y le estaban creciendo las tallas sin que los demás hubiéramos podido apercibirnos de que ya, en estos entretiempos, se había convertido en una mujer.

Y, por si fuera poco, a Clarita le gusta ejecutar y practicar la buena música, el ritmo y las cadencias, el ton y el son, el compás y las melodías y puede que haya heredado de su abuelo materno el interés por el uso de su lengua y el saber que esta sirve hasta para hablar... Y hay que ver cuánto llevamos ya vivido entre los dos, en este primerizo siglo XXI y en este pajolero mundo: primero, la 1ª y 2ª Guerras de Irak, con la consiguiente reacción norteamericana a la invasión iraquí; luego, la ración, en nuestras pobres carnes y en las de los también pobres islamistas; después las posteriores y sucesivas raciones aliadas, cuando ya han desaparecido de la escena internacional las madres del cordero y el cristo que los fundó en la foto de las Islas Azores, Siria, Turquía, Irak.

No estoy seguro de si Clarita sabe, o al menos sospecha lo que para todos puede llegar a significar la reciente aparición de Donald Trump en el panorama político mundial, pero me imagino que, al menos, lo vislumbra, porque las mujeres son para estas cosas más perspicaces e intuitivas que los hombres y ese tal Trump es un fachendoso que no debe agradarles mucho en vista de cómo las trata.

Y como además la vida corre a lomos del tiempo que es una barbaridad, pronto nos echará su pulso encima y, antes de que queramos darnos cuenta, estaré escribiéndole a Clarita otro artículo para celebrar su graduación, su emancipación y su emparejamiento o lo que sea y su maternidad, con la felicidad que me producen esas cosas y el orgullo que siento de ella por alcanzarlas mucho antes de lo que ahora nos parece y mientras, yo pronto estaré criando malvas y viviré ya solo en la memoria de quienes me trataron y me hayan querido, y espero que sea en paz y que mi trabajo y mi existencia hayan contribuido a que los demás disfruten la suya largamente y entonces suban sus reflexiones a la Nube y allí volvamos a encontrarnos y todo sea como un paraíso de Bill Gattes.  Amén.

Y hay que ver lo relativas que para entonces se habrán vuelto las cosas que ahora tanto nos inquietan, como el que Susana Díaz haya ganado las Primarias en el PSOE y sea la primera presidenta de la Democracia, o que Sebastián Pérez haya podido cumplir las promesas amenazantes que ha hecho llegar a Juan García Montero, el hermano concejal pepero disidente de mi compañero y sin embargo amigo Luis... Aunque visto lo visto y en relación con lo mucho que se juegan, si las miramos bien, acabarán siendo tan pequeñas comparadas con el hecho de que se cumplan tus expectativas vitales y las de tu generación en el mundo entero, porque, en caso contrario, puede que para entonces todos os hayáis hecho de Podemos. No somos nadie, Clarita, mi niña, y menos los presentes pasados, comparados con los muchísimos presentes futuros que esperáis y esperan turno al pie del cañón y apoyados en el quicio de su casa un día... como decían, para no usar el término mancebía, las flamencas miedosas de la censura franquista.