Tomate con queso de búfala –mozzarella- al horno y cordero estofado con patatas

0
Lun, 6 Mar 2017

Tomate con queso de búfala –mozzarella- al horno.

¿Con qué?

Medio kilo de tomates de ensalada, dos rollos de mozzarella, orégano, pimienta, sal y aceite de oliva virgen extra. 

¿Cómo?

Esta es una sencilla receta que también puede convertirse en ensalada, ya puede apetecer para llamar a la primavera. Se cortan los tomates en rodajas de un dedo de gruesas y se colocan en una fuente de horno, se sala y se echa una gota de aceite de oliva, encima se dispone una loncha de queso de búfala, un pellizco de sal, pimienta y orégano, dos gotas de aceite de oliva virgen extra y al horno. También se puede colocar sobre una tostada de pan y los jugos del queso y el tomate lo harán muy sabroso. Si se quiere también se puede hacer en torre, cada tomate con el queso entre los rodajas.

Estofado de cordero con patatas.

¿Con qué?

Un kilo de cordero –vale el resto de las chuletas, el cuello e, incluso, algo de asadura (entrañas)- medio kilo de patatas, una cebolla mediana, un tomate maduro, una copa de vino blanco, un pimiento verde, dos hojas de laurel, aceite de oliva, pimienta, sal y un pellizco de azafrán.

¿Cómo?

Dos horas antes limpiamos el cordero de nervios y exceso de grasa sin no lo han hecho en la carnicería y lo partimos en trozos pequeños, lo maceramos con media copa de vino blanco, salpimentamos y dejamos reposar una hora. En una cazuela baja vertemos tres cucharadas de aceite de oliva y fijamos el cordero pasándolo por el aceite muy caliente y reservamos. En el mismo aceite pochamos la cebolla cortada en juliana, añadimos el pimiento verde cortado en tiras cortas y el tomate maduro pelado, sin semillas y cortado en dados. Dejamos freír unos diez minutos a fuego lento, le vertemos el resto del vino y echamos las patatas cortadas en gajos pequeños y le damos varias vueltas, salamos ligeramente –recordemos que ya hemos salpimentado el cordero- añadimos el cordero, vertemos agua, un pellizco de azafrán, las hojas de laurel y dejamos cocer a fuego lento durante treinta minutos, moviendo de vez en cuando la cazuela para que los jugos del cordero impregnen todos los elementos del estofado. Servimos en plato hondo.

Chirimoya con zumo de naranja, se limpia la chirimoya de pepitas y se pone a macerar en zumo de naranja natural y recién hecho durante quince minutos.