Estofado de alcachofas con patatas y riñones a la plancha con cebolletas

2
Vie, 10 Mar 2017

Estofado de alcachofas con patatas.

¿Con qué?

Tres patatas medianas, seis alcachofas, una cebolla dulce, aceite de oliva virgen extra, un limón, sal, una hoja de laurel y perejil.

¿Cómo?

En una cazuela baja vertemos tres cucharadas de aceite y pochamos la cebolla cortada en tiras, añadimos las patatas cortadas en rodajas no muy gruesas y cascadas. Entretanto limpiamos las alcachofas, dejando sólo el núcleo, las impregnamos de limón para evitar que se ennegrezcan y las cortamos en cuatro partes. Las añadimos a la cazuela, cubrimos de agua, echamos la hoja de laurel, el perejil, un chorro de aceite y salamos. Dejamos que cueza a fuego lento durante veinte minutos, moviendo la cazuela de vez en cuando. Se apaga, se deja reposar unos minutos y se sirve en plato hondo con cuchara.   

Riñones a la plancha con cebolletas.

¿Con qué?

Dos riñones de ternera, dos cebolletas, dos pimientos morrones, sal, pimienta, aceite de oliva, dos dientes de ajo, vinagre y toque marroquí (especias).

¿Cómo?

Se cortan los riñones en filetes finos quitándoles la grasa y los nervios, lo hacen en la casquería o carnicería. Tres horas antes de hacerlos a la plancha se sumergen en agua y bastante vinagre en un recipiente para que suelte sus jugos. Se renueva el agua y el vinagre a la hora y después se ponen debajo del chorro de agua unos minutos y a secar en papel de cocina para que se les vaya todo el líquido. El último secado es mejor en un paño seco y limpio. Se salan y se les pone el ajo muy picado y el toque marroquí –varias especias mezcladas que ya vienen preparadas-. En una sartén con unas gotas de aceite se pochan las cebolletas cortadas en tiras y los pimientos morrones de la misma forma. Se retiran cuando están hechos y se reservan. En la misma sartén con un poco de aceite se hacen los riñones, al gusto. Se sirven los riñones con las cebolletas y los pimientos morrones.

Queso de cabra fresco con orejones hidratados, una hora antes de la comida se ponen los orejones en agua fresca con un poco de azúcar. Se secan y se sirven con el queso fresco.