Sociedad
Sergio Ramos, capitán del Real Madrid, durante el partido ante el Villarreal fuente EFE
Sergio Ramos, capitán del Real Madrid, durante el partido ante el Villarreal
|
Fuente
:
EFE

Piqué y Ramos se enzarzan por la polémica arbitral

“Me sorprendería si lo pusiera Messi, el mundo de Piqué ya lo conocemos", ha respondido el capitán blanco a las acusaciones del central blaugrana

36
Lun, 27 Feb 2017

La carrera por el campeonato de Liga de fútbol se ha apretado tras la derrota del pasado miércoles del Real Madrid contra el Valencia. El FC Barcelona se acerca (ya está a un punto de los blancos a pesar de que el líder tiene un partido menos que deberá jugar) y el ambiente se ha caldeado de tal manera que dos de los estandartes de FC Barcelona y Real Madrid, Gerard Piqué y Sergio Ramos, se han enzarzado en un cruce de declaraciones a raíz de un tuit del jugador blaugrana.

En su cuenta oficial de Twitter, Piqué criticaba el trato de favor hacia los blancos por parte del colectivo arbitral puesto que les habría permitido sumar ocho puntos más en la carrera por el liderato.

Un trato de favor que parece cuestionable según los datos.

La respuesta de Ramos

El capitán del Real Madrid, Sergio Ramos, fue preguntado por este mensaje en la zona mixta tras el encuentro ante el Villarreal (que ganaron por 2-3 tras remontar un 2-0 con un polémico penalti). “Me sorprendería si lo pusiera Messi, el mundo de Piqué ya lo conocemos. Nosotros a lo nuestro, que cada uno barra su parcela”, ha afirmado Ramos, haciendo referencia a que no es el primer charco en el que se mete Piqué.

Roig aviva teorías conspiranoicas

Pero el central de Barça no fue el único que señaló al colectivo arbitral con el dedo tras el partido acaecido en el Estadio de la Cerámica. En una entrevista en COPE, el presidente del Villarreal, Fernando Roig, aseguró que “Gil Manzano [el árbitro del encuentro] y sus asistentes han salido del estadio con bolsas de plástico del Real Madrid. Eso no está bien, me parece a mí”. Podría parecer un auténtico escándalo, si no se tratara de algo normal en el mundo del fútbol.